Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Este proyecto pretende ayudar a la protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro. Ayudar a las niñas y niños, discapacitados indigentes y marginados y personas infectadas por el VIH/SIDA, en Wukro, Etiopía. El objetivo es mejorar su condición de vida a través de la educación, vivienda, alimentación, necesidades básicas, servicios sanitarios, etc. Se realiza a través del programa ECC-AD-WSDP (Iglesia Católica Etíope-Diocesi de Adigrat-Programa social y de desarrollo de Wukro). Un programa dirigido a responder estas necesidades y que forma parte de las intervenciones sociales y de desarrollo de la diócesi de Adigrat.

Localización e historia

Wukro es una pequeña ciudad en expansión con una población superior a 45.000 habitantes sita en la región de Tigray, zona norte de Etiopía colindante con la vecina Eritrea.

La economía local y la vida de las casi 1 millón de personas que residen en esta área del país se ha visto históricamente condicionada de forma negativa debido a la larga guerra sufrida durante el régimen de Derg (1974-1987). También a las sequías que periódicamente asolan la zona unidas a un conflicto con Eritrea que se ha extendido durante dos décadas y que ha finalizado con un acuerdo de amistad y paz formalizado el pasado año 2018. Esta dura realidad se ha visto traducida en inestabilidad, migraciones y desplazamientos de personas no sólo desde el Tigray hacia otras regiones del país sino también de ciudadanos eritreos hacia el Tigray, con quienes comparten lengua – tigrigna – además de cultura.

Situación económica

En una zona con escasa actividad económica en el sector industrial y un frágil sector servicios, la mayor parte de la población tiene la agricultura como principal fuente de ingresos, aunque numerosas familias subsisten gracias a unas pocas cabezas de ganado. Con una climatología adversa para una agricultura propicia, los productos recolectados sirven para el autoabastecimiento y los excedentes son llevados a los mercados locales, puntos de encuentro donde se da un flujo de intercambios comerciales vitales para la economía doméstica local.

Ante la escasa diversidad económica y la mayor preparación formativa de la población joven debido a una mejora sustancial en la educación, la tasa de desempleo entre estos es alta. La falta de oportunidades conlleva a que los y las mismas acaben migrando y abandonando su región natal en la búsqueda de mejores oportunidades y mayor bienestar.

Debida a la persistente sucesión de conflictos armados, la zona se ha caracterizado y se caracteriza, además, por una fuerte presencia militar ligada directamente a un aumento de la prostitución o del comercio de trabajadoras sexuales que, junto a lasideas equivocadas y las influencias culturales que pesan sobre las mujeres, contribuye enormemente a una alarmante transmisión del VIH/SIDA. Una de las manifestaciones más duras de esta realidad es el elevado número de niños huérfanos, quienes han perdido a sus progenitores bien por el VIH/SIDA o a causa de la guerra o, en su defecto, menores que no son huérfanos pero que se han criado como tal puesto que la falta de oportunidades ha obligado a que sus padres migren.

Impulso del programa de WSDP

En esta compleja realidad social, el programa que se lleva a cabo se realiza a través de la oficina de desarrollo socialde Wukro (WSDP – Wukro Social Development Program). La WSDP es una institución y un referente único en la zona del Tigray puesto que se trata de un programa piloto, eficaz y eficiente implementado hace 25 años por el misionero Ángel Olaran (‘Abba Melaku’) y que aportaría numerosos beneficios a otras zonas del país en el supuesto de que fuese implantado en las mismas.

Los diversos programas que la WSDP implementa se dan en constante coordinación con la oficina de Bienestar Social, gestionada por la administración local y encargada de la evaluación y derivación de las personas o familias con las que se interviene desde el WSDP. Lo hace fomentando, de esta manera, la participación activa de los actores locales, factor indispensable para que se dé una apropiación real del proyecto así como la búsqueda de la viabilidad del mismo.

Atención especial a la situación de extrema vulnerabilidad

Aunque la intervención mayoritaria gira en torno a los 550 huérfanos y huérfanas existentes en la ciudad y alrededores, el WSDP interviene con diversos colectivos en los que la característica común a todos ellos es la vulnerabilidad.

Desde la entidad se presta atención aproximadamente a 240 personas mayores en situación de extrema vulnerabilidad debido a las enfermedades que padecen, por formar parte de familias con escasos recursos para cubrir las necesidades básicas de todos los miembros o por residir solas en un país donde no existe un sistema de pensiones y las únicas fuentes de ingresos están extremamente ligadas al trabajo. Todo ello se traduce en que las personas ancianas que ya no pueden trabajar o aquellas personas que padecen algún impedimento o limitación para ello, quedan desamparadas.

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Cobertura de las necesidades básicas

El objetivo de la intervención con dicho colectivo es la cobertura de las necesidades básicas además del seguimiento médico pertinente. Para ello, en las instalaciones del WSDP hay un espacio físico y una cocinera contratada exclusivamente para la preparación de comidas y cenas de estas personas. Éstas, o bien acuden allí (55 personas) o se les suministra a domicilio en casos de grandes limitaciones (185 personas). En ocasiones, además, el apoyo económico se hace extensivo a la cobertura de la vivienda y a su mantenimiento. Señalar que, los sábados son los propios huérfanos y huérfanas quienes visitan y limpian las viviendas de las personas ancianas como muestra de compromiso y agradecimiento a los y las mayores.

Los apoyos en la cobertura de las necesidades básicas se facilitan también en determinados casos donde por una casuística específica y temporal, no hay ingresos en la unidad familiar. Esos apoyos, aproximadamente a 32 unidades familiares diferentes, finalizan una vez la situación se ha estabilizado y las personas vuelven a ser económicamente independientes.

Otros pequeños proyectos

Cabe indicar también que, en el marco de otros pequeños proyectos, se apoya a 64 personas emprendedoras que han iniciado un proyecto socio laboral propio creando su propia empresa. Como forma de fomentar la autonomía financiera, se otorga un pequeño capital inicial para el proyecto.

Señalar, así mismo, que se financia económicamente un pequeño proyecto orientado al cuidado y la cobertura de las necesidades básicas de tres personas con discapacidad física o intelectual que no cuentan con red de apoyo en Wukro y que, en mayor o menor medida, dependen de otras personas para realizar las gestiones cotidianas. A estas tres personas se les proporciona una vivienda donde tienen asistencia y cuidados las veinticuatro horas del día.

Finalmente, señalar que se da cobertura económica a un total de 170 personas que, debido a un avanzado estado del Sida, sus limitaciones impiden el acceso a un puesto laboral que permita cubrir sus necesidades básicas.

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Foco puesto en la ayuda a los húerfanos

El programa de mayor calado que gestiona el WSDP va dirigido a los y las 550 huérfanos y huérfanas residentes en Wukro y en algunas poblaciones colindantes. Aunque la cobertura de las necesidades básicas tiene un peso importante en la totalidad del proyecto, el objetivo fundamental y final de la intervención es trazar un itinerario basado en la educación de los y las  menores como forma de empoderamiento y potenciación de sus herramientas y habilidades que, en el futuro, les garantice una autonomía económica y social.

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Para ello y buscando una mayor integración y un mejor desarrollo, se ha apostado por facilitar que los y las menores residan con familias que bien pueden ser parte de su familia extensa (hermanos mayores, tíos, abuelos, etc.), bien pueden ser familias donde no hay un vínculo familiar directo. Para todo ello, las familias adquieren una serie de compromisos con la institución a las que se les da un continuo seguimiento garantizando, así, una atención integral social y emocional adecuada para los y las menores.

Con periodicidad mensual se entregan las ayudas económicas pertinentes en la oficina principal del WSDP respaldando, de esta manera, la cobertura de las necesidades más básicas: alojamiento, manutención, medicación, etc. Señalar, además, que puntualmente se reparten diversos útiles y enseres tales como vestuario o material educativo.

Seguimiento constante por trabajadores sociales

El seguimiento de los casos es realizado por 3 trabajadores sociales y por 8 “foster mothers” o madres adoptivas encargadas de los pertinentes acompañamientos y de la supervisión diaria en los diversos domicilios. Mencionar, así mismo, que hay determinados casos en los que es preciso facilitar la comida diariamente por lo que, de esta manera, en el proyecto se cuenta también con cocineras que se encargan de la preparación de los alimentos, así como de su distribución. De esta manera, se cubren las carencias alimentarias que los y las menores puedan tener garantizando que la alimentación sea completa en función de su edad y de su desarrollo.

Incremento de las visitas en determinadas situaciones

Los trabajadores sociales realizan visitas regulares en aquellos casos donde el itinerario establecido es cumplido de forma rigurosa por parte de todos los implicados e implicadas pudiendo incrementarse en aquellas situaciones donde hay problemáticas añadidas. En las visitas domiciliarias se evalúan las diversas áreas de desarrollo (nutrición, salud y condiciones higiénicas, educación, emocional y social) y se establecen, junto a la persona referente de la familia, los puntos de mejora que se evaluarán en la siguiente visita. En estas tutorías se valora, además, el entorno en el que él o la menor crece realizando un seguimiento del medio social y de las condiciones de la vivienda, así como de la higiene personal de la o del menor.

Todas las incidencias que puedan surgir durante la semana y que puedan ser transmitidas a cualquier persona que intervenga con los beneficiarios y beneficiarias, se aborda en la reunión de coordinación semanal llevada a cabo en las instalaciones del WSDP.

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Comunidad involucrada

Es importante señalar que las relaciones personales con la comunidad en una cultura como la etíope se traducen en cercanía, afecto, compromiso y cuidado, es decir, en un apoyo prácticamente incondicional. Gracias a ello, el seguimiento que los trabajadores sociales y foster mothers realizan de los y las beneficiarias del proyecto es todavía más exhaustivo, continúo y completo en una coordinación directa con los vecinos, vecinas y demás miembros de la comunidad. Están involucrados en el desarrollo de los y las menores gracias al contacto continuo con los y las mismas reparando y visibilizando cualquier factor que pueda precisar de especial atención.

Es tal la protección de la comunidad, facilitada por la estructura de las viviendas con una zona común a varias de ellas, que hay hogares en los que residen menores de forma independiente pudiendo afirmar con total seguridad que ninguno de ellos o ellas están desamparados. De esta manera, además, la dura realidad social en la que se interviene se trabaja dentro del ámbito comunitario, cohesionando a la comunidad en un objetivo común.

Protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro

Visitas a los centros educativos

En coherencia con la base del proyecto, la educación, los trabajadores sociales acuden semanalmente a los diversos centros educativos de Wukro para realizar el pertinente seguimiento de los y las menores allí escolarizados. En esas tutorías, se coordinan con los órganos directivos para dar seguimientos a los casos más complejos y pautar nuevos pasos o soluciones a seguir. Además, se realizan coordinaciones en las aulas con las tutoras de referencia. Es importante destacar que el único requisito para permanecer en el proyecto desde el que se interviene, es seguir de forma correcta el plan de estudios correspondiente.

Una vez finalizan la educación obligatoria, los y las jóvenes tienen la opción de continuar con sus estudios universitarios de forma gratuita gracias al sistema educativo etíope donde el único desembolso que los y las estudiantes han de realizar son aquellos ligados a los libros o material escolar. De esta manera, optan a una plaza en una universidad en su mismo núcleo urbano o en otra ciudad, y, en este último caso, existe la opción de ingresar en una residencia universitaria totalmente financiada.

Para los y las jóvenes que no desean continuar sus estudios universitarios pero sí orientar su futura inserción laboral a un sector concreto, hay una serie de opciones de formación profesional en diversos sectores a los que pueden optar: cocina, peluquería, mecánica general o electricidad, entre otros. Una vez los y las jóvenes finalizan la educación, tienen un margen de 3 meses antes de finalizar la intervención desde el proyecto en los que los apoyos económicos continúan para realizar una búsqueda activa de empleo o iniciar un negocio propio, donde también podrán optar a un apoyo económico inicial.

Refuerzos educativos

Desde el WSDP se proporciona, además, la opción de acudir a refuerzo educativo así como a una biblioteca donde hay personal contratado exclusivamente para realizar esta tarea. Destacar, así mismo, que entre los y las estudiantes existen redes de apoyo de forma que las personas con mayores conocimientos o soltura a la hora de adquirir nuevos conocimientos, apoyan a las que tienen más dificultades.

Señalar la existencia de siete clubs donde niños, niñas y jóvenes participan semanalmente de forma activa realizando actividades así como convivencias en relación a diversos temas de interés. El objetivo de los mismos es trabajar diversas temáticas aplicables a su vida diaria, tales como la literatura, la nutrición, la salud, la educación, los derechos de los niños, el VIH-SIDA, la protección legal, el medio ambiente, las relaciones con el sexo opuesto o el empoderamiento económico, además de crear redes o vínculos de unión entre los y las participantes.

Finalmente y con el objetivo de cohesionar a los y las participantes, cabe destacar que desde el WSDP se fomenta la participación en diversas actividades deportivas tales como el patinaje, ciclismo o el atletismo donde hay una alta motivación y participación. Para ello, existen equipos específicos que, además de los entrenamientos pertinentes, así como otras actividades de convivencia, llevan a cabo diversas competiciones anuales.

Ayuda a los huérfanos de Wukro

Si lo deseas, puedes hacer la donación directa a este proyecto de protección de los huérfanos y personas vulnerables de Wukro, Etiopía. Tienes también la posibilidad de efectuar un donativo o hazte socia o socio de nuestra Fundación. Todas las donaciones disfrutan de ventajas fiscales porque somos una Fundación registrada y emitimos el correspondiente Certificado de Donación anual para presentar en la Declaración de la Renta.

¡Muchas gracias!

Hacer un donativo al proyecto
Puedes escoger la cantidad a donar | La donación implica haber leído y la aceptación de la Política de Privacidad
Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestro sitio web. Si está de acuerdo, haga clic en ACEPTAR o si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies